Arquitectura que inspira: Casa Batlló

casa batllo,
03 Abril 2024 Central Interactiva
[Central Interactiva]

En el corazón de Barcelona, se alza un edificio que desafía las convenciones arquitectónicas y transporta a los visitantes a un mundo de fantasía y belleza. La Casa Batlló, obra maestra del genio Antoni Gaudí, es muestra de cómo el arte y la naturaleza pueden fundirse, creando una experiencia sensorial única. Este icónico edificio, considerado una de las obras más originales de Gaudí y referente del modernismo catalán.

El Lienzo Que Se Convirtió en Una Obra de Arte

La historia de la Casa Batlló se remonta a principios del siglo XX, cuando el Paseo de Gracia, diseñado por el urbanista Ildefons Cerdá, se había convertido en la calle predilecta de las familias pudientes de Barcelona. En aquel entonces, los empresarios más adinerados ansiaban demostrar su poder encargando la construcción de imponentes residencias a los arquitectos de moda del modernismo.

Fue así como en 1903, Josep Batlló Casanovas, hombre de negocios del ramo textil en Barcelona y en Sant Joan de les Abadesses, adquirió un edificio construido en 1877 por Emili Salas Cortés, un antiguo profesor de Gaudí en la Escuela de Arquitectura de la ciudad. Sin embargo, la sobriedad de la obra contrastaba con la espectacularidad de la vecina Casa Amatller, diseñada por Josep Puig Cadafalch. Ante esta situación, en 1904, Batlló tomó la decisión de contratar a Gaudí.

Inicialmente, Batlló sugirió a Gaudí derribar el edificio existente y construir uno completamente nuevo; no obstante, el visionario arquitecto lo convenció de mantener la estructura original y realizar una remodelación integral, añadiendo dos niveles más y rehaciendo por completo la fachada, el piso principal, el patio de luces y la azotea. Así nacieron los orígenes de la Casa, hoy en día un icono del modernismo en Barcelona y Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2005. (dosde, s.f). 

Una Fachada de Formas y Colores

Gaudí, junto a sus ayudantes, Francesc Berenguer y Josep María Jujol emplearon su ingenio en la reforma de la Casa, pero sobre todo en la fachada principal, ya que su objetivo era conservar la estructura original y crear una obra totalmente novedosa. Para lograrlo se recurrió a especialistas en forja, azulejos, cristales, vidrios y carpintería. Gaudí dirigió personalmente la colocación del trencadís (mosaico de azulejos rotos) y de los discos cerámicos.

La arquitectura de Gaudí es un espectáculo de formas y colores que evocan movimiento. Inspirado por la naturaleza, el arquitecto fusionó piedra, vidrio, cerámica y hierro para crear un juego único de luces y sombras en las fachadas. Su estudio detallado de la naturaleza le lleva a combinar materiales de manera original, buscando que la luz del sol transforme la superficie del edificio en un lienzo dinámico.

Como en otras obras del arquitecto catalán, la fachada de la casa ha sido interpretada de diferentes maneras. Para algunos, asemeja al oleaje del Mediterráneo o al imponente macizo rocoso de Montserrat; otros afirman que es una alegoría al Carnaval que se celebra del 27 de febrero hasta el 5 de marzo en la Ciudad Condal; hay quienes solo la conocen con el apelativo de "Casa de los huesos", por la forma ósea de los espacios vacíos y columnas. Pero, sin duda, una de las interpretaciones más recurrentes es la que relaciona con el arte impresionista y la obra de Monet.

Un Universo de Fantasía y Naturaleza al Interior

Dentro de la Casa Batlló, los visitantes se adentran en un universo lleno de detalles. El vestíbulo organiza y distribuye la circulación hacia las distintas viviendas del edificio a través de escaleras diferenciadas, una privada y otra para los inquilinos. Este espacio de techos curvos comunica con el vestíbulo privado del piso principal, albergando una casilla y algunos almacenes; este espacio cuenta con un mirador cerrado desde donde se contempla el Paseo de Gracia.

Una de las intervenciones más destacadas en la reforma fue la ampliación del patio de luces, convirtiéndolo en el elemento articulador de la edificación, comunicando de forma vertical los pisos a través del ascensor y la escalera. La ampliación en las medidas permitió mejorar la ventilación e iluminación de las estancias, un aspecto poco cuidado en las construcciones de la época. (Casa Batlló Gaudí Barcelona, s.f).

Guiándose por criterios funcionales, Gaudí estructuró la planta de la vivienda de la familia Batlló en tres partes diferenciadas, cada una de ellas dotada de amplias estancias adaptadas a distintos usos. Orientados al Paseo de Gracia se situaron los salones principales y el comedor, los dormitorios se ubicaron en la fachada posterior y en el espacio central se habilitó una zona de servicios (cocina y baño), así como los accesos al resto de niveles.

Al cruzar el umbral, se encuentra una escalera de madera de roble cuyas líneas evocan la curva de una columna vertebral. Al subir se alcanza la segunda planta. Allí se encuentra el despacho donde trabajaba Josep Batlló, con una chimenea que imita la forma de una seta y un banco.

Sin embargo, la joya de la corona se revela al adentrarse en la planta noble. Esta importante sala nos sumerge en un medio marino repleto de elementos alusivos; el techo tiene una forma espiral que simula el movimiento de un remolino de agua. (Bosch et al., 2020).

El Desván y la Azotea: Odas a la Creatividad

Al alcanzar la última planta de la Casa Batlló, se encuentra el desván, una pieza insignia desde un punto de vista estético y funcional. El resultado es un espacio con un sistema arquitectónico propio y formas singulares, tanto en el interior como en el exterior; este desván no es una simple continuación de las plantas inferiores, sino una construcción autónoma, concebida para cumplir usos distintos. 

Con una visión funcional, Gaudí concibió el desván como una cámara protectora para albergar zonas de servicio, construyéndolo con una serie de arcos catenarios de ladrillos que sostienen las bóvedas del techo y, sobre ellas, la planta de la azotea. Esta solución estructural genera espacios continuos que parecen inspirados en las costillas de un animal gigante, dando pie a interpretaciones que lo señalan como el interior del dragón representado en el tejado.

En la azotea, el arquitecto transformó este espacio con formas, siluetas y texturas que se convierten en piezas escultóricas de gran valor artístico; el arquitecto definió su aspecto funcional, resolviendo las diferentes necesidades que requiere el conjunto con soluciones racionales. En la azotea se dispusieron dos salidas de escaleras, cuatro agrupaciones de chimeneas y ventilaciones, además de un pequeño desván y un tanque de agua que abastecía del vital líquido a la edificación. (La Vanguardia, 202).

La forma del tejado es semejante a la cresta del dragón, haciendo alegoría a la leyenda de Sant Jordi. En la azotea se forma el lomo del dragón con tejas cerámicas que adoptan la forma de escamas, siendo atravesado por una cruz de cuatro brazos. De hecho, la Casa Batlló a lo largo de los años también fue conocida como la "Casa del dragón".

Visitar la Casa Batlló: Una Experiencia Imprescindible

La Casa Batlló abre todos los días, en horario de 9 a 20 horas; puesto que cada visita cuenta con un mínimo de una hora, la última entrada es a las 19 horas. Se recomienda comprar las entradas con suficiente antelación, especialmente en temporada alta.

Sin duda, la mejor opción es comprar los accesos online para evitar largas filas. Existen diferentes tipos de entradas con accesos diferenciados a la instalación. Incluso se puede adquirir el mismo día de la visita siempre que exista disponibilidad. Para hacer la reserva, bastará con elegir la fecha y completar un breve formulario desde el sitio web, la confirmación es inmediata.

La Casa Batlló es mucho más que un simple edificio; es un lugar donde el arte y la naturaleza se funden en formas, colores y detalles cautivadores. Esta obra maestra de Antoni Gaudí trasciende los límites de la arquitectura convencional y nos invita a dejarnos seducir por la belleza y a celebrar la creatividad humana en su máxima expresión. (Tapiol, 2021).

Al visitar la Casa Batlló, no solo contemplamos una obra de arte, es un legado imperecedero que seguirá cautivando a generaciones venideras, recordándonos que la belleza radica en la fusión armoniosa entre el arte y el mundo natural. Es un espacio lleno de luz y color, con una simbología muy rica que hace apología del arte a través de sus esculturas, objetos y materiales reciclados. La originalidad de la Casa Batlló continúa vigente a pesar de haber pasado más de 110 años desde su creación.

Referencias

Bosch, M., Olona, J., Vargas, A., Villanueva, X., Villanueva y I. Atance, A. (2020). Plan Director de la Casa Batlló de Gaudí. Gestión y documentación. Polipapers, 33, 1-22.

Casa Batlló Gaudí Barcelona. (s.f). Qué es Casa Batlló. Casa Batlló Gaudí Barcelona. https://www.casabatllo.es/antoni-gaudi/casa-batllo/fachada/

Dosde. (s.f). Casa Batlló. Dosde. https://www.dosde.com/discover/casa-batllo/   

Fraiz Ordóñez, J. (2022, 8 de febrero). La Casa Batlló, la tercera pieza de la Manzana de la Discordia de Barcelona. La Vanguardia. https://www.lavanguardia.com/participacion/cartas/20220208/8039297/casa-batllo-tercera-pieza-manzana-discordia-barcelona.html

Tapiol, A. (2021, 19 de abril). TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LA CASA BATLLÓ DE GAUDÍ. Lugaris. https://www.lugaris.com/todo-lo-que-debes-saber-sobre-la-casa-batllo-de-gaudi/

Compartir

Notas relacionadas

gaya,
Innovaciones en concreto que impulsan a la construcción
vidrio low e,
arquitectura,