Exposición de Petrit Halilaj & Álvaro Urbano en Venecia, Italia

exposicion,
10 Agosto 2023 Alicia Rivera
[Central Interactiva]

El programa Ocean Space de la TBA21-Academy, que busca propuestas creativas para los problemas más apremiantes que enfrenta los mares, presenta la exposición "Así las olas vienen en pares" en la ex iglesia de San Lorenzo en Venecia, comisariada por Barbara Casavecchia.

La exposición, que estará abierta hasta noviembre, comprende, por un lado, la nueva instalación del dúo Petrit Halilaj & Álvaro Urbano, “Lunar Ensemble for Uprising Seas” formada por varias esculturas, de escalas y formas variadas, que se transforman en instrumentos musicales, y por el otro, las monumentales esculturas de cerámica y vidrio de la estadounidense-libanesa Simone Fatt. (1)

Con “Lunar Ensemble for Uprising Seas”, ambos artistas exploran la cohesión y la resistencia o falta de armonía entre las especies, o entre los seres vivos y los objetos.

Halilaj y Urbano crearon un ecosistema en evolución integrado por más de 30 esculturas metálicas a gran escala de criaturas híbridas, acuáticas, terrestres y aéreas, bajo una luna en forma de huevo. El huevo está cubierto con un material semejante a los muros de piedra caliza del edificio, reflejando la remanencia del espacio. La materialidad simboliza cómo todo se puede reutilizar y transformar. De este modo, evoca las posibilidades de recrear formas alternativas de vida, transformación y paternidad en el futuro.

La instalación se inspira en una canción popular española que la abuela de Álvaro le cantaba de niño, titulada ¡Ay mi pescadito! Que trata sobre una escuela en el fondo del mar donde todos los pececitos van a estudiar formas de supervivencia y pertenencia.

Las esculturas, de escalas y formas variadas, se transforman a su vez en instrumentos musicales por medio de cajas de música y otras técnicas artesanales, aunque solo cobran vida y sonido gracias a la interacción humana.

Todos están en estado de evolución con una mezcla de características para sobrevivir bajo el agua, tanto en tierra como en el cielo. Las pieles metálicas de las esculturas reflejan la luz del sol en las paredes, techos y pisos de la iglesia, modificando la percepción del espacio a lo largo del día.

Todas las esculturas se proponen la difícil meta de componer una «melodía» inspirada en la canción ¡Ay mi pescadito! y los ruidos submarinos. Esta dificultad de armonización refleja la complejidad de la sincronía perfecta del mundo material. Un grupo de músicos y actores activará la instalación durante las seis actuaciones programadas a lo largo del periodo de exposición. (2)

 

REFERENCIAS

(1)    https://www.ocean-space.org/exhibitions/s-fattal-p-halilaj-a-urbano-thus-waves-come-in-pairs

(2)    https://www.audemarspiguet.com/com/es/news/art/petrit-halilaj-and-alvaro-urbano.html

Compartir

Notas relacionadas

gaya,
Innovaciones en concreto que impulsan a la construcción
vidrio low e,
arquitectura,