Las nuevas necesidades de arquitectura y diseño requerirán cambios normativos

regulaciones
11 Julio 2020 Veronica Cervantes / Grupo Expansion

Las necesidades del ser humano han modificado la manera en que vivimos, por lo que las edificaciones tendrán que proponer nuevos modelos.

Una de las maneras más eficaces para crear mejores edificaciones es a través de la normatividad, pues así quienes desarrollan y construyen los proyectos se ven obligados a utilizar ciertos materiales y técnicas que aportan condiciones de vida óptimas para quienes habitan en los inmuebles.

En el sector inmobiliario, “El reto será qué necesita la sociedad, es lo que estamos replanteando.  Muchos dicen: ‘por qué no usar industria y por qué no replantear los usos’. Sin duda, tenemos que replantear la estructura legal, el reglamento de construcción, los usos de suelo, por qué no se permiten más los usos mixtos; hay que reinventar los usos mixtos”, señala Fernando Gutiérrez Ahrensburg, socio fundador y director general de GAYA.

Al igual que Juan Carlos Baumgartner, socio fundador de Space, expone que las empresas requieren de una cultura organizacional, pero menciona que hay que considerar un balance entre la cultura organizacional, las necesidades sociales y el respeto al individuo.  “Creo que eso tenemos que replantearlo, y los desarrolladores, arquitectos, constructores, intelectuales, políticos y legisladores tenemos que reinventarnos hacia el futuro”, advierte Fernando Gutiérrez.

estrategias, espacios

Arquitectura y salud

Como un primer paso, la normatividad ha impulsado el cuidado del medio ambiente, mientras que las certificaciones han funcionado como incentivos para crear edificaciones más sustentables. Pero ahora la reglamentación en industria deberá atender el cuidado del bienestar del ser humano ante las nuevas necesidades.

Si bien desde épocas ancestrales la ingeniería y la arquitectura han tenido un papel importante en el desarrollo humano, por ejemplo con la construcción de canales en las ciudades o la utilización de materiales naturales como paja y bambú para el confort en las viviendas en regiones donde las temperaturas son elevadas, hoy se tienen otros desafíos.

Es por ello que en México existe la Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018 Factores de riesgo psicosocial en el trabajo - Identificación, análisis y prevención, que pretende prevenir enfermedades en los empleados y promover un entorno organizacional favorable en los centros laborales.

La disposición de los mobiliarios, la luz natural y la vegetación, entre otros elementos, ayudan a mejorar la convivencia de las personas y su salud tanto física como mental.

Además, hoy el mundo entero se enfrenta a otro reto: el COVID-19. La premisa en centros de trabajo, escuelas, oficinas y viviendas era densificar lo más posible. Sin embargo, ahora lo que vamos a requerir serán lugares más amplios en donde las personas puedan realizar sus actividades. Al menos así será hasta que el nuevo virus esté controlado.

Al respecto, en Space desde hace tiempo han considerado el bienestar de las personas mediante propuestas en la arquitectura y el diseño de interiores.

“Lo que creo que está sucediendo con este tema particular de COVID-19 es que más que venir a inventar, creo que el COVID-19 en la mayoría de las industrias vino a acelerar las tendencias que ya venían pasando”, asegura Juan Carlos Baumgartner, socio fundador y director general de Space.

Por ejemplo, expone que él desde hace 20 años ha tratado de convencer a los clientes que se puede tener flexibilidad y hacer trabajo en casa. Entonces, uno de los retos es que las organizaciones que no cambien rápido, que no dejen ir el mundo anterior rápido y estén al mismo ritmo de la aceleración, va ser muy complicado para ellas y se perderán en el camino.

Alberto Laris Pacheco, director de Desarrollo Estratégico y Relaciones Públicas en GAYA, explica que la línea entre lo que es vivir y trabajar es más delgada: hablar de coliving y coworking en constante reinvención es una tendencia que estaremos viendo en México.

“Veremos un modelo específico para nosotros, dada la edad de nuestra población, las características de movilidad de las cinco o siete ciudades grandes: ya probamos que a nadie nos gusta estar cuatro horas al día en el tránsito, cuando podemos ser más productivos conectados en una pantalla”, apunta Laris.

¿Qué requeriremos? Mejores lugares de trabajo, pero también inmuebles habitacionales en los que tengamos sitios individualizados, así como espacios que nos permitan hacer home office.

Es decir, esto no sólo cambiará nuestra vida desde el sector salud, sino también habrá modificaciones en el desarrollo de nuestro entorno en la calle, en la casa y en los centros de trabajo. La redefinición de los espacios traerá, sin duda, más beneficios a la población de lo que nos imaginamos, anotan los especialistas.

Fernando Gutiérrez expresa que la utopía no es a lo que hay que llegar: “La utopía es lo que norma los principios para que tú llegues a cierto diseño, que no es el fin. Es el camino el que cuenta”. Por esto es importante rediseñar nuestro futuro ahora, añade.

Con esta redefinición de los espacios, quedará el reto para que la normatividad y la reglamentación aporten también nuevos esquemas para que todos respetemos una nueva forma de vida.

 

PROXIMO WEBINAR

Cambio de paradigma: desafíos del interiorismo, diseño y la arquitectura post-pandemia - 04 de agosto 12:00 hrs

Compartir

Notas relacionadas

qro,
biocemento,
tendencia en decoracion,
impresion 3d,