Arquitectura resiliente: enfrentar y levantarse al desastre

arquitectura resiliente
17 Marzo 2023 Alina Velázquez
[Central Interactiva]

México ha sido escenario de múltiples desastres naturales, algunos de estos no se pueden predecir, pero para ello, la arquitectura ofrece nuevos diseños arquitectónicos resilientes que dan a las construcciones la oportunidad de soportar o poder levantarse más fácilmente ante una eventual tragedia. 

El término resiliencia ha sido mayormente acuñado por la psicología, y se define como la capacidad de saber afrontar acontecimientos adversos de forma constructiva, adaptarse y fortalecerse al pasar por un suceso traumático. De igual manera, esto aplica a la arquitectura. (1)

La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) junto con otras organizaciones socias ha delineado una serie de indicadores para que las ciudades puedan evaluar su nivel de resiliencia. (2)

"Las ciudades y los gobiernos locales se deben preparar y aumentar su resiliencia ante los desastres", es el llamado que se hace. 

En el documento, se marcan 10 aspectos esenciales a tomar en cuenta hacia la construcción de ciudades resilientes: marco institucional y administrativo a tomar en cuenta según la región; financiamiento y recursos; evaluación de riesgos multi-amenaza; protección, mejoramiento y resiliencia de la infraestructura; y  protección de las instalaciones vitales en las que se marca como prioritarias las de educación o escuelas y de salud u hospitales. (3)

También debe considerarse la reglamentación de la construcción y planificación territorial; la capacitación, educación y concientización pública; la protección del medio ambiente y fortalecimiento de los ecosistemas; preparación, alerta temprana y respuestas eficaces; y los planes para la recuperación y reconstrucción de comunidades. 

Para ejecutar estos 10 aspectos con el objetivo de desarrollar urbes resilientes, se contemplan cinco fases para la planificación estratégica: organización y preparación para incorporar los diez aspectos básicos; diagnóstico y evaluación de los riesgos en la ciudad; desarrollar un plan de acción para una ciudad segura y resiliente; ejecución del plan; y supervisión y seguimiento. 

En el tema del financiamiento, se aconseja diseñar un plan estratégico con una visión, misión y proyectos claros, al señalar que esto, a menudo es la mejor manera de buscar recursos a través del presupuesto de la ciudad y de fuentes regionales/provinciales, nacionales o internacionales. 

La financiación regular, se acota, puede provenir de los ingresos de la ciudad, de los desembolsos y las asignaciones nacionales para los departamentos sectoriales. 

"Cuando ocurre un desastre, es posible que la ciudad reciba fondos adicionales para las operaciones de respuesta y socorro, y posteriormente para la recuperación y la reconstrucción, provenientes tanto de fuentes nacionales como internacionales", se recuerda. 

En México, por ejemplo, uno de los fenómenos naturales más temidos son los sismos, mismos que no se pueden predecir, pero también según el área geográfica, pueden presentarse inundaciones, erupciones volcánicas o daños por huracanes. 

Referencias: 

1) ¿Qué es una persona resiliente y cómo conseguir serlo? (s/f). Becas-santander.com. Recuperado el 14 de marzo de 2023, de https://www.becas-santander.com/es/blog/persona-resiliente.html

2) Campaña Mundial Desarrollando Ciudades Resilientes: “Mi ciudad se está preparando” - UNISDR. (s/f). Eird.org. Recuperado el 14 de marzo de 2023, de https://www.eird.org/camp-10-15/

3) Cómo desarrollar ciudades más resilientes. Unisdr.org. (s/f) Recuperado el 14 de marzo de 2023, de https://www.unisdr.org/files/26462_manualparalideresdelosgobiernosloca.pdf

Compartir

Notas relacionadas

cmic,
ecomuro,
dormitorio,
espacios abiertos,