COLUMNA | Salud y seguridad para el regreso a las oficinas

salud, oficinas, seguridad
27 Abril 2020 MA. Arq. Jorge López de Obeso

La emergencia sanitaria y económica que marcara a nuestra generación también significara un cambio profundo en la manera en la que diseñamos, habitamos y tocamos a los edificios. 

Si bien los especialistas en sustentabilidad lo hemos repetido por años, en este contexto de preocupación por la salud, se hará más evidente que en un edificio debe haber siempre una prioridad: las personas. 

Aunque esto podría parecer una obviedad, es frecuente que a la edificación sustentable se le relacione principalmente con temas de medioambientales, ya que a través de los edificios eficientes se tiene el potencial no solo de generar menos emisiones de gases de efecto invernadero, sino inclusive de revertir las causas del cambio climático. Sin embargo, antes de este objetivo se debe priorizar que el edificio, en todo su ciclo de vida, proteja e inclusive mejore la vida de las personas.

Durante ya varias convenciones nacionales e internacionales de edificación sustentable Greenbuild, organizada por el consejo de edificación sustentable de Estados Unidos en colabración con SUMe, a la cual atiendo desde hace 10 años y donde me ha tocado participar en dos ocasiones, hemos enfatizado frecuentemente que la industria de la edificación sustentable es en realidad un negocio para la salud: esto es lo más importante para las personas y cuando un edificio tiene la posibilidad de afectarlas positivamente en la salud, se define que la prioridad del edificio es la salud. 

Hay evidencia contundente que demuestra que el diseño de una oficina impacta la salud, el bienestar y la productividad de sus ocupantes. En el experimento mundial que se está suscitando con la cuarentena y la instantánea transformación de las viviendas en oficinas, se ha hecho evidente las características que mejoran la productivad, según los estudios publicados por el World Green Building Council: 

Los edificios que se certifican, además de que tener una ventilación adecuada previene contagios y enfermedades, los estudios demuestran sistemáticamente que incluso niveles modestos de control personal sobre el confort térmico pueden representar mejoras de un digito en productividad. La limpieza del aire puede evidenciarse por bajas concentraciones de CO2, que generalmente es indicador de otros agentes contaminantes. En una vivienda adaptada para oficina, es improbable que se cuente con sistemas mecánicos de ventilación que filtren y renuevan el aire. Un aspecto positivo derivado de detener la actividad económica de forma drástica es que el aire de las ciudades mejoró su calidad notoriamente y se minimizó el ruido de motores, uno de los principales distractores, por lo que tener ventilación natural se ha vuelto muy atractivo. Sin embargo, si no se cuenta con la adecuada apertura de ventanas que garantice la entrada de aire, se corre el riesgo de pérdida de productividad. 

El concepto de biofilia, que hace evidente los beneficios en la salud y productividad por la conexión que tenemos con la naturaleza, se demuestra en un espacio con luz natural y vistas al exterior, lo cual es frecuente de encontrar en una vivienda que está diseñada adecuadamente. Sin embargo, si no se cuenta con el espacio o diseño adecuado, este puede ser uno de los aspectos que más pueden afectar nuestra productividad. 

La crisis sanitaria y económica que estamos viviendo a nivel mundial tiene el potencial de reevaluar que es lo importante y adecuar nuestras prioridades a esto. Si bien la edificación sustentable en una tendencia mundial y ya es exigida por grandes organizaciones que han logrado entender que invertir en la salud de las personas es redituable, es muy probable que ahora se incremente la percepción de los beneficios que esta trae a todos o los que habitan un edificio de oficinas. Debemos aprovechar esta oportunidad, que nos permite acelerar la transformación tan necesaria de nuestro entorno construido.

GUIA DE SEGURIDAD PARA EL REGRESO A LAS OFICINAS

MA. Arq. Jorge López de Obeso

LEED Fellow y vicepresidente de SUME de 2017 a 2019, auditor del sistema EDGE; Arquitecto y maestro por la Architectural Association en Londres y líder de sustentabilidad por la universidad de la Columbia Británica.

Es fundador y actual presidente del consejo Eosis , consultoría internacional en negocios sustentables, enfocada en la edificación, certificada empresa B y reconocida como Best for the World.

Es revisor de los candidatos a LEED Fellow y profesor invitado en la universidad de Texas en Austin y programas de maestría en diversas instituciones de México.

jorge.lopez@Eosis.mx / 389 862 00

Compartir

Notas relacionadas

espacios abiertos,
morteros de arcilla,
contruccion,
casa batllo,